En esta época del año, es necesario estar alertas, no solo a las enfermedades estacionales como la gripe, bronquilitis o neumonía, sino también a las intoxicaciones respiratorias.

El monóxido de carbono es un veneno que no tiene color, olor, sabor y no irrita los ojos ni la nariz.

Al no poder percibirse, es necesario tomar preventivas para evitar que el monóxido contamine nuestra casa:

  • Dejar una ventilación permanente en cada ambiente, especialmente en los calefaccionados.Observar que la llama de gas en hornallas o estufas sea siempre AZUL. La llama amarilla es signo de mala combustión y generación de monóxido.
  • Si se usa brasero o estufa a querosén, apagarlos SIEMPRE fuera de casa y antes de dormir.
  • No instalar calefones en el baño ni en espacios cerrados o mal ventilados.
  • En baños, dormitorios y ambientes cerrados, solamente instalar artefactos con salida al exterior (de tiro balanceado).
  • Controlar anualmente, por personal autorizado, las instalaciones y el buen funcionamiento de los artefactos de la casa.

 

Ante síntomas de intoxicación (dolor de cabeza, mareos, somnolencia, cansancio, náuseas/vómitos, pérdida del conocimiento y/o convulsiones, palpitaciones, dolor de pecho o paro cardiorespiratorio), ventilar el ambiente y recurrir inmediatamente al médico o centro de salud.

¡Todas las intoxicaciones por monóxido de carbono son evitables!

Fuente: msal.gob.ar
Facebook
YouTube
INSTAGRAM