La pandemia por COVID-19 ha cambiado drásticamente nuestra manera de vivir y de percibir la realidad. Nuestra salud mental se está viendo o se verá afectada de alguna manera.

Los niños, niñas y adolescentes no están exentos a esta situación y pueden ser vulnerables a sentimientos de miedo, ansiedad, angustia, estrés, enojo o tristeza, así como falta de atención o problemas en el sueño.

El COVID-19 puede ser difícil de comprender para ellos/as.

Algunas recomendaciones para apoyar y contenerlas/os son:

  • Recuérdeles, en todo momento, que esta situación es transitoria, así como la medida de suspensión de clases.
  • Bríndeles apoyo afectivo. Transmítales seguridad y confianza.
  • Normalice sus emociones. Hágales saber que es normal que tenga miedo o se sienta molesto o enojado.
  • Supervise la exposición de los más chicos a las noticias, previniendo la sobreinformación o alcance a material no acorde a su edad.
  • Al informarles, recurra a fuentes oficiales y confiables. Ofrézcales explicaciones de acuerdo a su edad y su capacidad de entendimiento, con lenguaje sencillo.
  • Informar que se trata de un nuevo virus que se descubrió en China en diciembre de 2019, cuyos síntomas más frecuentes son: tos, fiebre y sensación de falta de aire.
  • Ayudelos/as a encontrar formas positivas de expresar sus sentimientos con actividades creativas como el dibujo o el juego.
  • Mantenga rutinas familiares en la vida diaria. Éstas ayudan a organizar el tiempo durante el periodo de cuarentena.
  • Procure un hábito de horarios, tareas y responsabilidad en base a su edad. Busque un espacio de la casa lo suficientemente tranquilo y libre de distractores (TV, música, ruido).
  • Promueva tiempo para el juego libre, deporte y movimiento acorde al espacio físico con el que se cuente.
  • Anímelos a continuar los vínculos con amigos/as y compañeras del colegio a través de las redes sociales.
  • Enséñeles a protegerse a sí mismos. Anímelos a lavarse las manos con frecuencia y a cubrirse la tos o estornudos con el codo. Recuérdeles que eviten tocarse los ojos, nariz y boca. Explíqueles que si se siente mal, debe comunicárselo a un adulto.
  • Cuídese. Podremos ayudarlos mejor si nosotros también estamos sobrellevando la situación.

 

Trate de aprovechar la situación para pasar más tiempo de calidad en familia. ¡Disfrute del tiempo a su lado!

 

Fuente: msal.gob.ar

Facebook
YouTube
INSTAGRAM